Muro de Berlín

La construcción del Muro de Berlín y, especialmente su caída, han formado parte de los momentos más importantes de la historia del siglo XX. Este muro dividió Berlín en dos partes durante 28 años, separando a familias y amigos.

Al finalizar la II Guerra Mundial, Berlín quedó dividida en cuatro sectores de ocupación: soviético, estadounidense, francés e inglés. Las malas relaciones entre los comunistas y los aliados fueron creciendo hasta llegar al punto en que surgieron dos alemanias. En 1949, los tres sectores occidentales (estadounidense, francés y británico) pasaron a llamarse República Federal Alemana (RFA) y el sector oriental (soviético) se convirtió en la República Democrática Alemana (RDA). Berlín quedó dividida y se crearon 81 puntos de paso entre las dos zonas de la ciudad.

La maltrecha economía soviética y la floreciente Berlín occidental hicieron que hasta el año 1961 casi 3 millones de personas dejaran atrás la Alemania Oriental para adentrarse en el capitalismo. La RDA comenzó a darse cuenta de la pérdida de población que sufría y, la noche del 12 de agosto de 1961, decidió levantar un muro provisional. El Muro de Berlín acabó por convertirse en una pared de hormigón de entre 3,5 y 4 metros de altura, con un interior formado por cables de acero para aumentar su resistencia. En la parte superior colocaron una superficie semiesférica para que nadie pudiera agarrarse a ella. Acompañando al muro, se creó la llamada “franja de la muerte”, formada por un foso, una alambrada, una carretera por la que circulaban constantemente vehículos militares, sistemas de alarma, armas automáticas, torres de vigilancia y patrullas acompañadas por perros las 24 horas del día. Tratar de escapar era similar a jugar a la ruleta rusa con el depósito cargado de balas. Aun así, fueron muchos los que lo intentaron.

La caída del muro vino motivada por la apertura de fronteras entre Austria y Hungría en mayo de 1989, ya que cada vez más alemanes viajaban a Hungría para pedir asilo en las distintas embajadas de la República Federal Alemana. Este hecho, motivó enormes manifestaciones en Alexanderplatz que llevaron a que, el 9 de noviembre de 1989 el gobierno de la RDA afirmara que el paso hacia el oeste estaba permitido. Ese mismo día, miles de personas se agolparon en los puntos de control para poder cruzar al otro lado y nadie pudo detenerlos, de forma que se produjo un éxodo masivo. Al día siguiente, se abrieron las primeras brechas en el muro y comenzó la cuenta atrás para el final de sus días. Una vez liberados, familias y amigos pudieron volver a verse después de 28 años de separación forzosa.

Fuente: Www.disfrutaberlin.com/muro-berlin

¿Qué nos dicen las estrellas?

20140116-114838.jpg

¿Sabías que las estrellas son de colores?
El color de las estrellas depende de su temperatura:
Las más calientes brillan con un color blanco verdoso y azul.
Las templadas brillan en amarillo.
Las más frías brillan en rojo.

¿Y cómo se forman las estrellas?
Para que nazca una estrella hacen falta tres ingredientes: hidrógeno, gravedad y tiempo.
En el espacio hay enormes nubes de gases que llamamos nebulosas. En ocasiones, fenómenos como supernovas u ondas de choque alteran la estabilidad de estas nubes haciendo que comiencen a colapsarse sobre sí mismas. La nube se contrae y va aumentando su velocidad de rotación. Con tiempo (mucho… mucho… tanto como de 0,1 a 1 millón de años), la masa es tal que la presión que existe en el núcleo hace que la temperatura aumente hasta desencadenar una reacción nuclear de fusión y la estrella, entonces, se enciende, dando lugar, a su vez, a ondas de choque que probablemente desencadenarán el nacimiento de otras estrellas.

¿De qué están compuestas?
Fundamentalmente de hidrógeno. Pero también hay otros materiales que podemos encontrar en ellas, como el helio.
Las estrellas de segunda y tercera generación también pueden contener otros elementos procedentes de las nebulosas en que se gestan.
El instrumento con el que se comprueba la composición de las estrellas es el espectroscopio, que mide las líneas en que se convierten las radiaciones de luz emitidas.

¿Cuánto tiempo viven?
Depende del tamaño, de la cantidad de combustible que tengan y de la velocidad a la que lo estén consumiendo.
Una gigante azul tiene mucho hidrógeno para fusionar, pero lo fusiona tan rápidamente que apenas vivirá unos pocos millones de años. Sin embargo, una estrella como nuestro sol, que ya lleva ardiendo 4.500 millones de años, tiene otros tantos por delante, antes de convertirse en una gigante roja.

5 cosas más que no sabías de las estrellas:
-Las estrellas son blancas. El sol es la única estrella amarilla, el resto son blancas, azules y rojas según sea su temperatura.
– Las estrellas comen planetas. Es cierto y suele suceder con aquellos planetas que orbitan de manera cercana a estas.
– La estrella más cercana al sistema solar. Su nombre es próxima centauri y se estima que se encuentra a unos 40.000.000.000.000 kilómetros.
– Las estrellas tienen que ver con que el día tenga 24 horas. Las observaciones de los egipcios los llevaron establecer esto en base a las estrellas que aparecían luego de la puesta del sol.
– Las estrellas fugaces no son estrellas. En realidad se trata de meteoros que se mueven demasiado rápido y que golpean la atmósfera de la tierra.

Fuentes:
http://unadocenade.com/una-docena-de-cosas-que-hay-que-saber-sobre-las-estrellas/
http://listadecuriosidades.com/seis-cosas-que-no-sabias-sobre-las-estrellas/

En algún lugar de Seattle

Aquí te dejo unas cuantas fotos de una de las bellezas que construye el ser humano alrededor del mundo y prácticamente desconocida.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si te ha parecido curiosa esta original casita de árbol puedes obsevar 16 más en: http://www.taringa.net/posts/imagenes/17091791/Las-17-casas-de-arbol-mas-asombrosas.HTML

¡También puedes animarte a hacer una! Clica aquí y te ayudará: http://www.ecologiablog.com/post/1952/construye-tu-propia-cabana-sobre-un-arbol

Un cuento de hadas

20140112-213452.jpg

Siete semanas tras la muerte del rey Luis II en 1886 se abrió al público el Castillo de Neuschwanstein. El rey, de carácter retraído, había construido el castillo para poder alejarse de la vida pública – lo que en su día fuera su refugio se ha convertido en un lugar principal de atracción para el público.

Neuschwanstein es hoy uno de los castillos más visitados de Europa. Aproximadamente 1,4 millones de personas visitan anualmente "el castillo del rey de cuento de hadas". En verano, se agolpan diariamente más de 6.000 visitantes por unas habitaciones que estaban destinadas a un solo residente.

La idílica situación de Neuschwanstein es única. Sin embargo, se deben vigilar constantemente los movimientos en las zona de los cimientos y las escarpadas laderas tienen que ser aseguradas continuamente. También el duro clima ataca las fachadas de piedra caliza, lo que exige continuas medidas de rehabilitación.

Fuente: http://www.neuschwanstein.com/spanisch/palacio/index.htm

¿POR QUÉ TOMAMOS UVAS EN NOCHEVIEJA?

20131231-223132.jpg

Ahora que estamos a pocas horas de empezar un nuevo año, la mayoría de las familias brindaremos con 12 uvas mientras escuchamos las 12 campanadas, pero ¿de dónde viene esta tradición? Veamos diferentes explicaciones:

Una dice que todo comenzó en 1882. En esa época la clase burguesa solía beber champán y comer uvas durante la cena de Nochevieja.

Un grupo de madrileños decidieron ironizar esta tradición acudiendo a la Puerta del Sol para comer uvas acompañados del sonido de las campanadas.

Otra teoría remonta la tradición a 1909. Ese año hubo muy buena cosecha de uva, y los productores decidieron dar más salida al producto vendiéndola como “uvas de la suerte”.

A lo largo de los años la tradición se ha ido puliendo. Hoy día mucha gente dice que las uvas simbolizan la abundancia y cada vez que se come una hay que pedir un deseo. En total 12 deseos.

Más tradiciones de Nochevieja

Existen diversos ritos y tradiciones para recibir el año nuevo con buen pie. Muchos se marcamos nuevos objetivos y otros quieren que sus deseos se cumplan en el año venidero.

• Atraer la buena suerte: Llevar ropa interior roja. Se cree que esta costumbre viene de China y Vietnam. En esto países se llevar ropa interior roja o amarilla atrae a la buena energía.

• Prosperidad económica: Llevar dinero en el zapato o bien lavarse las manos con cava y azúcar.

• Si uno de tus objetivos es viajar más: sacar las maletas y dejarlas fuera frente a la puerta de casa.

• Para conseguir amor: Encender velas blancas, rojas y verdes y dejarlas encendidas hasta que se consuman.

Fuente: http://nationalgeographic.es/viaje-y-culturas/culturas-y-civilizaciones/por-que-tomamos-uvas-nochevieja

EL PALACIO BAJO AGUA DE CLEOPATRA

20131231-010203.jpg

Esta impresionante imagen es una pequeña parte que conforma los palacios sumergidos de Cleopatra, frente a las costas egipcias del Mediterráneo en Alejandría.

En esta ciudad, fundada en el año 331 a.C. por Alejandro el Grande, vivió parte de su vida la última Reina de Egipto, Cleopatra VII. Alejandría fue también escenario de su historia de amor-odio con Roma y de su triste final en el año 30 d.C.

La Alejandría de esos tiempos era una ciudad magnífica, los palacios y templos dibujaban su perfil y su población llegaba a los 100.000 personas. En sus cercanías se construyó el Faro de 130 metros de altura, su Biblioteca albergaba casi medio millón de papiros.

Parte de su barrio real, con sus templos, palacios y jardines, se ubicaban en el puerto del sector este de la ciudad. Se trata del Portus Magnum, esa zona en el este de Alejandría donde el lujo y el poder rodeaban la vida de Cleopatra, Marco Antonio y su corte.

Durante siglos, los investigadores pensaron que este gran complejo donde vivió y reinó Cleopatra, había sido destruido por una serie de terremotos, sin embargo desde 1996 se realizan excavaciones que han descubierto que estos palacios se encuentran bajo las aguas del Mediterráneo.

Fuente: http://m.diariodelviajero.com/africa/los-palacios-sumergidos-de-cleopatra